• De acuerdo a los antropólogos, 90% de las personas se besan.
• Para besar se ocupa el músculo orbicular, que es el responsable de hacer la boca como de ‘pato’.
• Existe una ciencia que estudia el beso y se llama filematología. Estudia el origen, los cambios y su significado a lo largo de la historia
• Si besas por un minuto puedes quemar hasta 26 calorías.
• El récord mundial por el beso más largo es de Ekkachai Tiranarat y Laksana Tiranarat, ambos tailandeses, al durar 58 horas, 35 miutos y 58 segundos besándose.
• En promedio, dos tercios de las personas inclinan la cabeza hacia la derecha antes de un beso.
• Algunos creen que esta tendencia empieza mientras estamos dentro del vientre de nuestras mamás.
• Besar disminuye el estrés, la tensión y la ansiedad, lo que mejora tu estado de bienestar en general y eleva tu autoestima.
• se liberan cuatro neurotransmisores principales: dopamina, la del placer; serotonina, la de la excitación: epinefrina, que aumenta la frecuencia cardiaca y el tono muscular; y oxitocina, la del apego y el cariño. También se segregan óxido nítrico, que aumenta el flujo sanguíneo (y es responsable de la erección del pene), y fenitelamina, que aumenta el placer.
• En un beso de lengua se intercambia saliva, que contiene testosterona. Así, se activa la receptividad sexual de la pareja de beso. La saliva también lleva consigo más de un millón de bacterias (¡Calma! El 95% son inofensivas).